Rinitis y Asma

El asma y la rinitis son condiciones altamente prevalentes que frecuentemente coexisten. La mayoría de los sujetos con asma tienen rinitis y hasta el 50% de aquellos con rinitis pueden tener asma. La prevalencia de ambas depende de la zona geográfica y de la edad.


La rinitis alérgica es un factor de riesgo mayor para el desarrollo de asma. Otras patologías nasosinusales como la poliposis y la sinusitis crónica también se asocian al asma, influyendo además en su gravedad.

La nariz es un órgano con varias funciones, siendo la principal el acondicionamiento del aire inspirado. La alteración de esta función se relaciona con la presencia o gravedad del asma. La mucosa nasal y la bronquial son muy similares. Su principal diferencia es la presencia de sinusoides venosos en la nariz y de músculo liso en los bronquios.


En varios estudios se ha demostrado la presencia de inflmacación bronquial después de la explosión nasal a un alérgeno y viceversa.


Definiciones: 

Rinitis: La rinitis es una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, caracterizada clínicamente por uno o más síntomas: rinorrea, estornudo, prurito (picor) nasal, congestión, drenaje (secreción) postnasal.

Se dividen en dos tipos: Rinitis alérgica o Rinitis no alérgica.

Asma: El asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio caracterizada por vías respiratorias hiperreactivas (es decir, un incremento en la respuesta broncoconstrictora del árbol bronquial).

Se clasifican en: 

- Asma producido por esfuerzo:  Entre 40% y 80% de la población asmática infantil, presenta broncoconstricción durante el ejercicio, de breve duración.

- Asma nocturna:  Es otra presentación, más frecuente en pacientes mal controlados cuya mortalidad (70%) alcanza pico en la madrugada.

- Asma ocupacional.

- Asma alérgica.

- Asma estacional.

- Asma inestable o caótica. 

By @AuxDeEnferm

Comentarios