Piel: Prurito

Prurito

Es el síntoma más común en dermatología e incluye formas localizadas o generalizadas de picor y sensación de hormigueo y ardor. Normalmente se tolera mucho peor que el dolor. La causa más común del prurito generalizado es la excesiva sequedad de la piel, por el frío o por el uso de irritantes como el jabón; otras causas son la presión y los roces, los irritantes químicos y también factores emocionales. El mejor tratamiento es el preventivo: evitar los irritantes externos (ropas ásperas y jabones), mantener las uñas limpias y cortas y evitar en lo posible el rascado.

Es importante mantener la piel muy hidratada, utilizar productos de higiene no agresivos (PH neutro) y ropa de tejidos naturales.

Los baños con productos elaborados a base de avena pueden ser muy efectivos para controlar el prurito.




Prurito anal y vulvar

El prurito localizado en el área anogenital es principalmente nocturno. En las mujeres suele ser más frecuente el escozor vulvar mientras que en los hombres se da más el prurito anal.

Las causas pueden ser variadas: el uso de jabones, desodorantes o anticonceptivos; el padecer secreciones irritantes como diarrea, leucorrea o alguna infección como la tricomoniasis o la moniliasis, la falta de aseo y, por último, la existencia de parásitos intestinales.


Para el tratamiento se debe acudir siempre al especialista que investigará la causa de la molestia y el agente que la produce, y que pondrá el tratamiento oportuno.


https://twitter.com/AuxDeEnferm

Seguirme en twitter en: @AuxDeEnferm

Comentarios