¿Cuáles son las enfermedades más comunes de la Piel? Parte III

Candidiasis

Es una infección micótica (por hongos) superficial que puede afectar a cualquier zona cutánea o mucosa del cuerpo. Son más frecuentes en diabéticos, embarazadas y personas obesas. El uso de antibióticos y anticonceptivos facilita su aparición. El prurito suele ser intenso en el ano, vulva y pliegues del cuerpo. Las lesiones están formadas por áreas enrojecidas situadas en el fondo de pliegues corporales como la ingle, el pliegue interglúteo, el surco submamario y los ángulos de la boca y el ombligo.

  • Para el tratamiento se debe consultar al médico y procurar mantener secas y aireadas las zonas afectadas.
 




Sarna

La sarna es una dermatitis parasitaria causada por ácaros, que generalmente no afecta a la cabeza ni al cuello. Se adquiere por dormir con otras personas afectadas y puede contagiarse a todos los miembros de la familia.

El prurito se produce casi exclusivamente por la noche. Las lesiones están formadas por escoriaciones generalizadas con vesículas y pústulas, y surcos entre los dedos que aparecen como una marca corta e irregular. A veces ocasiona lesiones características en los pezones de las mujeres y pápulas en el escroto de los varones.

  • Para su tratamiento consultar al médico.
  • Es imprescindible una rigurosa higiene personal y de la ropa de vestir y de la cama. 
 
 


Pediculosis (Piojos)

La pediculosis es una infestación muy contagiosa del cuero cabelludo, del tronco o del pubis.
Se presenta en personas jóvenes y sobre todo en niños. La forma púbica puede afectar a cualquiera que haga uso de un retrete infestado.
El síntoma más importante es el prurito que suele ser intenso. El piojo de la cabeza se diagnostica por la observación de las liendres en la raíz del pelo, orejas o nuca. El piojo del cuerpo también puede depositar las liendres en el lanugo del cuerpo, lo que ayuda al diagnóstico. Las infecciones del pubis con ladillas son más fáciles en personas con abundante vello.

  • El tratamiento se hace con polvos, lociones o champús insecticidas. 
 



Calvicie (Alopecia)

La calvicie de tipo masculino es la forma de alopecia más frecuente y se halla determinada genéticamente. Suele ir asociada a una seborrea que se manifiesta por exceso de grasa y eritema del cuero cabelludo con descamación.
La extensión de la pérdida del pelo es impredecible.

  • No existe tratamiento a excepción de los transplantes quirúrgicos. 
 



Hirsutismo

Es el exceso de vello. Puede ser difuso o localizado, adquirido o congénito. El hirsutismo esencial de la mujer se manifiesta en la barba y en el labio superior; también puede aparecer en el pecho y alrededor de los pezones. Se suele deber a una secreción andrógena (hormona masculina que también secretan las mujeres) excesiva.



Cicatrices

Las cicatrices hipertróficas se producen después de la cirugía o de un trumatismo accidental y suelen ser prominentes, rojas y duras. Con el tiempo pierden el color rojo, se aplanan y se suavizan.

  • El tratamiento es la extirpación, pero nunca antes de que hayan perdido toda la induración. 
 



Desórdenes Pigmentarios

Son producidos por la alteración en el proceso de formación de la melanina; pueden deberse a distintas causas.

Entre los desórdenes pigmentarios primarios o congénitos se incluyen: nevus pigmentados, manchas mongólicas y albinismo (este último determinado genéticamente como carácter recesivo).

La hiper o hipopigmentación secundaria puede ocurrir por una exposición excesiva a la luz solar o al calor o como resultado de un daño físico directo. Entre estas alteraciones pigmentarias secundarias se hallan: el melasma.

- hiperpigmentación de la cara que frecuentemente se acompaña de exceso de pigmentación en otras partes del cuerpo como axilas, línea alba, ingles y alrededor de los pezones; es común durante el embarazo, el leucoderma -despigmentación secundaria debida a algún traumatismo cutáneo local- y las pecas (efélides o lentigos).


By @AuxDeEnferm

Seguirme en twitter: https://twitter.com/AuxDeEnferm



Comentarios