Huesos, articulaciones, tendones y músculos (Parte I)

Fracturas

Una fractura es la rotura completa o incompleta en la continuidad del hueso.

La fracturas pueden ser producidas por un traumatismo brusco (estas fracturas constituyen el grupo más numeroso); por fatiga o sobrecarga, debido a esfuerzos repetidos; y, por último, fracturas patológicas, que afectan a huesos debilitados previamente por alguna enfermedad o lesión.

Una fractura es cerrada cuando no existe ninguna comunicación entre la zona de fractura y la superficie del cuerpo, y abierta cuando sí existe comunicación, a través de una herida en la superficie cutánea. Este tipo de fractura es susceptible de infectarse. Según la forma de las superficies fracturadas, las fracturas se llaman transversales, oblicuas, espiroideas, conminutas (con más de dos fragmentos), fracturas por compresión o aplastamiento, fracturas en tallo verde (fracturas incompletas que se producen únicamente en los huesos elásticos de los niños) y fracturas enclavadas, que son aquéllas en las que los fragmentos óseos se han esamblado tan firmemente que no existe movimiento entre ellos.



Artritis reumatoidea 

Es una enfermedad inflamatoria crónica, generalizada, de causa desconocida. Es más frecuente en las mujeres.

Las articulaciones afectadas padecen sinovitis (inflamación del tejido sinovial) crónica, y en la fase aguda son frecuentes los derrames y la inflamación articular. El paciente presenta malestar general, fiebre, pérdida de peso, fatiga, anorexia, parestesias, dolor articular y rigidez. El dolor y la rigidez son intensos por la mañana y van desapareciendo a lo largo del día con el ejercicio moderado. Se afectan más frecuentemente las articulaciones de los dedos, muñecas, rodillas y tobillos. Algunos enfermos presentan nódulos subcutáneos por encima de las prominencias óseas. En la enfermedad avanzada se pueden presentar sequedad de la mucosa ocular y de otras mucosas.

El tratamiento debe ir dirigido a la reducción de la inflamación y el dolor y a prevenir la deformación.

El mejor régimen consiste en:

  • Descanso (resposo general y emocional). 
  • Fisioterapia, consistente en ejercicios terapéuticos para conservar el movimiento articular y la fuerza muscular, y calor, por sus efectos analgésicos y miorrelajantes. 
  • Analgésicos y antiflamatorios 
 



Gota (artritis gotosa)

La gota es una enfermedad metabólica, generalmente hereditaria, que se caracteriza por una artritis agudam recurrente y monoarticular, asociada con cantidades anormales de uratos en el cuerpo. El 90 por ciento de los pacientes son hombres mayores de treinta años.

Suele ser de comienzo súbito, frecuentemente nocturno y afecta sobre todo a la articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie. (También puede afectar a tobillos, rodillas, etc). El dolor es agudo y la articulación lesionada aparece tumefacta, y con la piel que la recubre tensa, caliente y de color rojo oscuro. Son comunes la fiebre, el malestar general, el dolor de cabeza, la anorexia y la taquicardia.

Es muy característico de la gota, aunque a veces está ausente, la descamación local y el prurito cuando se va recuperando la inflamación articular. Pueden pasar meses o años sin que se vuelva a repetir el ataque. Posteriormente, la artritis gotosa se suele volver crónica con incapacidad para mover la articulación afectada y deformidad de la misma. El ataque agudo puede estar provocado por excesos en el alcohol o en la comida, por una infección o una operación quirúrgica, y suele estar asociada con hipertensión, cálculos renales e insuficiencia renal.

Para establecer el tratamiento adecuado se debe consultar al médico, aunque para aliviar el dolor es aconsejable la elevación de las articulaciones afectadas, compresas finas o calientes, reposo en cama y el uso de algún analgésico.



Lumbago

Es el dolr lumbar agudo que aparece relacionado generalmente con algún esfuerzo físico. Origina un cuadro de dolor intenso, gran limitación de la movilidad e incapacidad funcional del enfermo, que en ocasiones no consigue enderezarse. Las causas más frecuentes de lumbago son las artrosis y otras lesiones degenerativas como la hernia discal. 

Suele desaparecer con el reposo, la aplicación de calor en la zona dolorida y la toma de analgésicos antiinflamatorios como la aspirina.

Para prevenir el lumbago es muy efectiva la realización diaria de una tabla de gimnasia suave, supervisada por el especialista.




By @garchito85

Seguirme en twitter en: https://twitter.com/AuxDeEnferm

Comentarios