Enfermedades más comunes (Oído, nariz y garganta) Parte I

Tapón de cera

El cerumen es la secreción fisiológica o normal del conducto auditivo externo y tiene una función protectora. Lo habitual es que se seque y caiga al exterior, pero en ocasiones se acumula en el interior del conducto, originando lo que se denomina tapón de cera. La acumulación de la cera se produce por descamación de la piel, estrechamiento del conducto auditivo o exceso de vello. Hasta que el conducto se encuentra completamente ocluido no se origina ningún síntoma. Cuando esto ha ocurrido, aparece una ligera sordera que afecta sólo al oído taponado y sensación de que el oído está lleno. A veces existen acúfenos (ruido en los oídos).

  • No se debe intentar extraerlo, ya que podemos provocar el empuje del tapón hacia el interior del oído. Se deberá acudir al especialista para que éste lo extraiga. 

 Otitis externa  

Es una infección del conducto auditivo externo, causada habitualmente por bacterias y en algunos casos por hongos. Existe una serie de factores que favorece la infección: la humedad en el oído (por un clima húmedo), los baños y la natación, la dermatitis seborreica y traumatismos que se pueden provocar al manipular o rascar un oído pruriginoso.

Los síntomas más característicos son escozor y dolor en el conducto auditivo externo. Puede existir o no una secreción acuosa o purulenta y en algunos casos sordera intermitente.

Si la infección va a más es frecuente la presencia de ganglios inflamados en las proximidades de la oreja y fiebre.

  • Se debe consultar al médico para el establecimiento del tratamiento adecuado. 
  • Si la infección es leve suele desaparecer con antibióticos locales. En caso de que exista fiebre, es necesaria la aplicación de antibióticos generales. 

Otitis media

Es la infección del oído medio que suele acompañar a afecciones de las vías respiratorias altas. Es más frecuente en los niños, aunque puede darse a cualquier edad.

Después de la infección (habitualmente estafilocócica) se produce una secreción purulenta que, de no tratarse, puede provocar la perforación de la membrana timpánica y en algunos casos necrosis de la mucosa del oído medio y del tímpano.

  • Los síntomas son dolor y sensación de presión en el oído, fiebre, escalofríos y sordera.
  • La supuración sólo es visible en el conducto auditivo externo si se ha producido la perforación del tímpano. 
  • Es imprescindible acudir al especialista. 
  •  El tratamiento consiste en reposo, analgésicos y antibióticos generales. 


Mastoiditis

La mastoiditis es la afectación de la apófisis mastoides (hueso que se encuentra detrás del oído), que ocurre como complicación de una otitis media.

Existe supuración, dolor a la presión sobre la apófisis mastoides, fiebre, cefalea, malestar general, etc. El diagnóstico se evidencia por la radiología.

  • En el caso de que no haya mejoría con antibióticos generales, el tratamiento es quirúrgico (mastoidectomía o extirpación de la apófisis mastoides). 



Enfermedad de Menière 

La enfermedad de Meniére se caracteriza por ataques recurrentes de vértigo asociado a sordera, acúfenos, naúseas, vómitos y sudoración intensa.


En los momentos de los ataques los pacientes sienten como si las cosas giraran alrededor de ellos. En algunos casos se llega al desavanecimiento. Entre los episodios y durante ellos suele haber dolor de cabeza, sordera y acúfenos.


Pueden durar desde unos pocos minutos hasta varias horas. Es más frecuente en los hombres de cuarenta a sesenta años, y puede seguir una infección del oído medio o un traumatismo craneal, pero en muchas ocasiones no existe ninguna alteración en el oído ni en el sistema nervioso.




Sordera


La pérdida auditiva puede ser congénita, por traumatismos en el momento del parto, rubeola materna (en los tres primeros meses del embarazo) o malformaciones del oído interno, o puede ser secundaria a un traumatismo del oído interno, a trastornos vasculares con hemorragia del oído interno a agentes tóxicos, a infecciones bacterianas y virales, a enfermedades febriles graves, a la enfermedad de Meniére y a la exposición repetida y prolongada de ruidos fuertes.


Los adultos perciben su propia pérdida auditiva, pero en los niños esto es más díficil. Se debe sospechar sordera en los niños con falta de desarrollo en el lenguaje, falta de cooperación e imposibilidad de concentrarse. Es fundamental el diagnóstico temprano para establecer la rehabilitación y la educación auditiva.




Catarro común


El catarro común es una afección muy frecuente. Es una infección viral del sistema respiratorio superior que provoca malestar general, dolor de cabeza y malestar nasal con rinorrea mucosa (secreción nasal abundante) y estornudos. Suele ir asociado a un ligero dolor de garganta con sensación de sequedad y a veces tos. La mucosa nasal, las amígdalas y la faringe suelen estar enrojecidas y algo inflamadas. Es bastante común el herpes labial y la inflamación de los ganglios cervicales.
  • El mejor tratamiento consiste en descanso, una dieta ligera y con suficientes líquidos y, en caso de que exista dolor de cabeza, de garganta o muscular, aspirina durante un par de días. 



Rinitis alérgica (fiebre del heno)


Es una inflamación de la mucosa nasal de origen alérgico. Se produce congestión nasal, rinorrea acuosa abundante y escozor en la nariz que provoca estornudos violentos, picor en los ojos y lagrimeo. Este tipo de enfermedad debe de ser sospechado en los niños que tienen catarros repetidos.






By @garchito85


Nos puedes seguir en: https://twitter.com/AuxDeEnferm y en: https://www.facebook.com/AuxiliaresTCAE

Comentarios

  1. Excelente post, un buen recordatorio o explicación dependiendo de quién lo lea, me ha gustado!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario