Enfermedades más comunes (Corazón, Vasos Sanguíneos y Sangre) Parte I

Angina de Pecho

La angina se produce porque las coronarias (vasos que aportan sangre y por tanto oxígeno al corazón), al padecer generalmente algún proceso de arterioesclerosis, llevan menos cantidad de oxígeno de la que necesita el corazón. La angina de pecho suele aparecer con el ejercicio, ya que entonces aumenta el gasto cardiaco (la demanda de sangre y de oxígeno).

Éste también aumenta por la digestión de una comida copiosa, o por la excitación. La angina se presenta sobre todo al subir pendientes o escaleras y, en cualquier caso, siempre al hacer algún ejercicio; mejora rápidamente si el paciente se detiene o se sienta.

A veces aparece sin esfuerzos, por emociones violentas o tras excesos alimentarios. La angina se suele describir más como opresión o quemazón en el pecho que como dolor propiamente dicho. A veces se atribuye a una indigestión o a alteraciones digestivas.

En el 90 por ciento de los casos el dolor se localiza detrás del esternón o un poquito hacia la izquierda. En ocasiones se irradia al hombro y parte superior del brazo izquierdo.

Los episodios anginosos duran poco y desaparecen sin dejar molestias. Ahí está su mayor peligro, ya que los pacientes, una vez pasado el ataque, se suele confiar, no acuden al médico, y la segunda vez que les ocurre puede ser mortal.

  • Es imprescindible hacerse una revisión si se tiene algún proceso anginoso. 
  • El paciente debe acostarse o sentarse en cuanto aparezca el dolor. 
  • Como prevención, el enfermo debe evitar las actividades y los hábitos que se asocien a la aparición del ataque. También es importante el reposo mental. Se debe suprimir el tabaco y las comidas copiosas. 


Infarto de miocardio

El infarto de miocardio es una necrosis isquémica (destrucción de un segmento del corazón por falta de aporte sanguíneo) debida a la oclusión de una arteria coronaria por un trombo o una hemorragia que se produce en la zona de la arteria que está estrechada por padecer un proceso de arterioesclerosis (se llama estrechamiento ateromatoso). En una gran parte de los casos de infarto aparece un dolor premonitorio, similar a la angina o sensación de malestar semejante a la indigestión. El dolor de infarto aparece indistintamente con el ejercicio o en reposo, incluso durante el sueño. Este dolor es más intenso que el de la angina, no cede con el reposo y va aumentando progresivamente como en ondas, durante unos minutos. Puede durar horas y suele ser insoportable. A veces se acompaña de mareo, disnea, tos, respiración sibilante, náuseas y vómitos.

En un 10 por ciento de los casos el infarto se presenta sin dolor, o con un dolor muy leve. El infarto es una urgencia médica. Se debe ingresar al paciente inmediatamente ya que el peligro de muerte es mucho mayor en las primeras horas.

El tratamiento consiste:

  • Reposo mental y físico durante las tres primeras semanas después del infarto. 
  • Analgésicos cuando el dolor es intenso. 
  • Oxígeno para aliviar la disnea. 
  • Se debe tratar la insuficiencia cardiaca con diuréticos y con otros medicamentos adecuados. 



Taquicardia 

Cuando el corazón late a una frecuencia de más de 100 latidos por minuto, se considera que existe taquicardia. Se produce en determinadas situaciones como fiebre, ejercicio, anemia, emociones, desvanecimientos o por efecto de medicamentos. Aunque disminuye poco a poco, puede aparecer de forma brusca por estímulos emocionales.

Existe una taquicardia llamada paroxística auricular, bastante frecuente, que se presenta en personas jóvenes y con el corazón sano. Aparece y termina bruscamente y dura varias horas. La frecuencia cardiaca varía entre 140 y 240 pulsaciones por minuto.

  • Causas de este tipo de taquicardia pueden ser el estrés emocional y el tabaco y el alcohol en exceso. 





Bradicardia

Hay bradicardia cuando la frecuencia cardiaca es menor de 60 latidos por minuto. Con el ejercicio o la administración de atropina aumenta la frecuencia. En los jóvenes no suele tener importancia, a no ser que vaya asociada a alguna cardiopatía. En los pacientes de edad puede provocar debilidad, confusión o síncope.



Insuficiencia cardiaca

La función del corazón consiste en bombear sangre (que a su vez recibe de las venas) a los distintos tejidos del cuerpo. Cuando las necesidades de los tejidos aumentan (por el ejercicio, la emoción, etc), o cuando el trabajo del corazón es mayor o está dañado, se ponen en marcha una serie de mecanismos compensadores. Si estos mecanismo fracasan se hace manifiesto un cuadro de insuficiencia cardiaca.

La insuficiencia cardiaca se debe a distintos procesos: hipertensión, enfermedad de las arterias coronarias, alteración de las válvulas cardiacas, o endocarditis infecciosa.

Existen también una serie de factores que aumentan el trabajo del corazón y por tanto pueden desencadenar la insuficiencia cardiaca. Estos son: carditis reumática, embolia pulmonar, arritmias, anemia, ingestión excesiva de sal, embarazo, administración de corticosteroides y administración excesiva o muy rápida de líquidos por via parenteral.

Los síntomas consisten en: disnea de esfuerzo, que poco a poco va evolucionando hacia una disnea en reposo; también son frecuentes la ortpnea y la disnea paroxística nocturna; fatiga y debilidad de esfuerzo que desaparecen rápidamente con el reposo; y nicturia, o ganas de orinar durante la noche. Frecuentemente existe anorexia.

El tratamiento consiste en:

  • Repeoso en cama o sentado. Es importante que el paciente duerma bien. 
  • Dieta blanda, con pocas calorias y con suplemento de vitaminas. Se debe restringir el aporte de sal. 
  • Digitales para aumentar la fuerza y la velocidad de la contracción cardiaca. 
  • Diuréticos. 
 A veces es útil la oxigenoterapia y la administración de vasodilatadores. 



By @garchito85

Me podeis seguir en twitter: https://twitter.com/AuxDeEnferm y en Facebook: www.facebook.com/AuxiliaresTCAE





Comentarios