TEMA 2. Politraumatizado

ÍNDICE

2. Politraumatizado
2.1. Definicíon
2.2. Valoración inicial
2.2.1. Control de la vía aérea y de la columna cervical
2.2.2. Ventilación
2.2.3. Circulación
2.2.4. Nivel de conciencia
2.3. Valoración secundaria
2.3.1. Cabeza y cara
2.3.2. Cuello
2.3.3. Tórax
2.3.4. Abdomen, pelvis y extremidades
2.3.5. Nivel de conciencia
2.4. Guía de actuación
2.5. Traumatismos craneoencefálicos (TCE)
2.5.1. Concepto y generalidades
2.5.2. Guía de actuación

2.1. Definición 

Entendemos como politraumatizado aquel individuo que presenta una o más lesiones óseas traumáticas mayores y/o afectación de una o más vísceras asociadas entrañando repercusiones respiratorias y/o circulatorias las cuales lo colocan en una situación crítica que requiere valoración y tratamiento inmediato estableciendo prioridades terapéuticas.

La actuación deberá seguir una secuencia determinada, no pasando a la etapa siguiente hasta resolver la actual. El orden permite atender adecuadamente las prioridades y que las lesiones menos obvias no se olviden o se pasen por alto en la exploración.

2.2. Valoración inicial

En esta fase debemos indentificar y valorar los problemas que comprometen la vida del paciente:

Nivel de conciencia

Cualquier disminución en el nivel de conciencia puede sugerir una disminución del nivel de oxigenación y/o perfusión cerebral. Por tanto debe reevaluarse inmediatamente la ventilación y oxigenación del paciente.

Permeabilidad de la vía aérea con contro cervical 

Nos acercamos al paciente, lo más enfrentado a él posible, y le preguntamos su nombre:
  • Si contesta su vía aérea esta permeable y el cerebro bien profundido.
  • Si no contesta escucharemos ruidos respiratorios y abriremos la boca para observar la vía aérea superior, si está obstruida limpiaremos la boca de cuerpos extraños si los hubiera y elevaremos la barbilla traccionando al mismo tiempo del maxilar inferior para dejar expedita la vía aérea, con especial cuidado en caso de lesión cervical. En caso de duda ante lesión cervical la zona debe permanecer neutra, es decir sin hiperxtender o hiperflexionar la cabeza y el cuello con el fin de mantener la vía aérea permeable. 
Control respiratorio

Desvestir el tórax y observar movimientos respiratorios, frecuencia y profundidad, así como signos de traumatismo torácico. Valorar necesidad de oxigenoterapia.

Control de hemorragias

Debemos controlar las hemorragias externas y aplicar comprensión manual externa de forma directa con apósito estéril y con el miembro elevado.



2.3. Valoración secundaria 

La valoración secundaria consiste en una búsqueda pormenorizada de posibles lesiones desde la cabeza a los pies, mediante la utilización de la inspección, palpación y auscultación. No debe iniciarse hasta haber resuelto los problemas vitales.
La finalidad en este taller de este contenido es poder facilitar la mayor información posible a los servicios sanitarios cuando se da la alerta.
Esta valoración constará de:

2.3.1. Cabeza y cara

Observaremos si hay signos como deformidades, fracturas, hundimiento en el cráneo...etc.
Un signo importante a destacar es la presencia de sangre en nariz y/u oídos o hematomas en zona periorbitaria y mastoidea que indicarían fractura de la base del cráneo.

2.3.2. Cuello 

Es una zona muy delicada que no debemos manipular en caso de dudas ya que este hecho puede acarrear lesiones cervicales importantes.
  • Inspección del cuello con especial atención a la posición traqueal que debe de estar en posición medial. 
  • Valorar existencia de laceraciones, hematomas. 
2.3.3. Tórax

Es importante observar esta zona tanto por delante como por detrás.

2.3.4. Abdomen y extremidades 

Los objetos que penetran en la zona abdominal nunca deben ser removidos, por el contrario, deben ser asegurados.
En el caso d extremidades deberemos observar si hay heridas, fracturas abiertas o deformidades y en caso de sospecha de fracturas inmovilizar el miembro afectado.





Tras concluir el examen físico y para evitar hipotermia en el politraumatizado lo cubriremos con sábanas isotérmicas o similares. 

2.3.5. Nivel de conciencia  

Se puede seguir la regla de ALEC:

A→Alerta, despierto, consciente.
L→Letárgico, sólo responde a estímulos verbales.
E→Estuporoso, responde sólo a estímulos dolorosos.
C→Comatoso, no responde a estímulos.

2.4. Guía de actuación 

  • Asegurar la existencia y el mantenimiento de las constantes vitales
  • Consciencia 
  • Respiración 
  • Circulación 
  • Si fuese necesario, realizar RCP
  • Controlar la hemorragia aguda y el schock
  • Mantener en bloque el eje cabeza-cuello-tronco.
  • Estabilizar fracturas
  • Tratar heridas y quemaduras
  • Preparar traslado. Evitar pérdidas de calor. Reevaluar periódicamente. 
2.5. Traumatismos craneoencefálicos (TCE)

2.5.1. Concepto y generalidades 

Se denomina traumatismo craneoencefálico (TCE) a todo aquel impacto violento recibido por un sujeto en la zona craneal y facial.
Las primeras 48 horas tras el TCE son determinantes para valorar en mayor o menor grado el edema cerebral, tanto localizado como difuso.

2.5.2. Guía de actuación

1) ¿Qué/cómo se ha causado el TCE? Una de las cosas más importantes a la hora de tratar un traumatismo craneoencefálico es saber el mecanismo lesional, preguntando a los acompañantes y observando las circunstancias del evento. 

2) Valorar si respira. En un TCE hay que evitar la hiperextensión de la cabeza ya que un porcentaje de los TCE se asocian con lesiones medulares a nivel cervical.

3) Valorar nivel de conciencia:
A→Alerta, despierto, consciente.
L→Letárgico, sólo responde a estímulos verbales.
E→Estuporoso, responde sólo a estímulos dolorosos.
C→Comatoso, no responde a estímulos.


By @garchito85


Me podeis seguir en twitter: https://twitter.com/AuxDeEnferm y en Facebook: www.facebook.com/AuxiliaresTCAE




Comentarios